Adiós, Fernando Gaitán, y gracias